Así disfrutaron las vacaciones de invierno las niñas del Hogar Quillahua, con un entretenido y variado panorama, en que  pudieron conocer  algunos lugares interesantes con los fue la visita a Valparaiso, la nieve entre  otros,  gracias a la iniciativa y preocupación  permanente de  Don Horacio Grimoldi, quien, además, mantiene funcionamiento los talleres  de  Zumba, Gimnasia y Canto durante todo el año. El tío Horacio siempre será un personaje muy querido y esperado por las niñas, quienes  no se equivocan en reconocer un corazón noble, sincero  y muy cercano. Infinitas gracias tío Horacio por tiempo y afecto